Health Library Explorer
Páginas relacionadas
Translate

Tipos de anestesia y su anestesista

Tipos de anestesia

Durante la cirugía, le darán algun tipo de anestesia, que es medicación administrada para aliviar el dolor y la sensación durante una cirugía. El tipo y la dosis de anestesia la administra el anestesista. Cuando un paciente se somete a una cirugía, este se reunirá con el anestesista o con la enfermera anestesista antes del procedimiento. El anestesista examinará la afección y la historia clínica del paciente para planificar la anestesia adecuada para la cirugía.

Hay varios tipos de anestesia. El tipo de anestesia que le administrarán dependerá del tipo de cirugía y de su afección médica. Por lo general, el anestesista le administrará un sedante además de la anestesia. A continuación, se enumeran los distintos tipos de anestesia:

  • Anestesia local. La anestesia local es un agente anestésico que se administra para detener, temporalmente, la sensación de dolor en un áera en particular del cuerpo. El paciente permanece consciente con la anestesia local. Para cirugías menores, la anestesia local puede ser administrada con una inyección en el sitio. Sin embargo, cuando debe adormecerse un área grande o en caso de que la inyección de la anestesia local no penetre lo suficiente, los médicos pueden llegar a utilizar anestesia regional.

  • Anestesia regional. La anestesia regional se utiliza para adormecer solo el área del cuerpo que va a someterse al procedimiento quirúrgico. Por lo general, una inyección de anestesia local se administra en el área de los nervios encargados de la sensación de esa parte del cuerpo. Hay muchos tipos de anestesias regionales. A continuación, se describen dos de ellas:

    • Anestesia raquídea. La anestesia raquídea se utiliza para las cirugías de la parte baja del abdomen, de la pelvis, de la zona rectal o de las extremidades inferiores. Este tipo de anestesia implica inyectar una sola dosis de la medicación anestésica en el espacio subaracnoideo, que rodea a la médula espinal. La inyección se realiza en la parte baja de la espalda, por debajo del final de la médula espinal, y provoca un entumecimiento de la parte inferior del cuerpo. En algunos casos, como en procedimientos largos, puede llegar a utilizarse anestesia raquídea continua. Se coloca un catéter fino (un tubo hueco) en el espacio subaracnoideo para administrar inyecciones adicionales del agente anestésico, lo que garantiza que el área permanezca entumecida durante todo el procedimiento.

    • Anestesia epidural. La anestesia epidural es similar a la anestesia raquídea y se utiliza, frecuentemente, para cirugías de los miembros inferiores y durante el trabajo de parto. Este tipo de anestesia implica la infusión continua de la medicación anestésica a través de un catéter fino (tubo hueco). El catéter se coloca dentro del espacio que rodea a la médula espinal, en la parte baja de la espalda (justo por fuera del espacio subaracnoideo), lo que produce entumecimiento de la parte inferior del cuerpo. La anestsia epidural también puede utilizarse para procedimientos quirúrgicos que se realicen en el pecho o en el abdomen. En este caso, la medicación anestésica se inyecta en una zona superior de la espalda para entumecer el área del pecho y del abdomen.

  • Anestesia general. La anestesia general es un anestésico utilizado para inducir un estado de inconsciencia durante la cirugía. La medicación puede inhalarse a través de una máscara o tubo de respiración o administrarse por vía intravenosa (un tubo plástico fino que se inserta en una vena, por lo general, en el antebrazo del paciente). Puede insertarse un tubo de respiración en la tráquea para mantener una respiración correcta durante la cirugía. Una vez finalizada la cirugía, el anestesista deja de administrar la anestesia y el paciente es trasladado a la sala de recuperación para más controles.

Acerca de su anestesista

Los anestesistas son médicos entrenados para administrar y controlar la anestesia durante un procedimiento quirúrgico. También son responsables de controlar y tratar cambios en sus funciones vitales críticas —la respiración, la frecuencia cardíaca y la presión arterial— a medida que se ven afectadas durante la cirugía. Además, se ocupan de diagnosticar y tratar en forma inmediata cualquier problema médico que pueda surgir durante e inmediatamente después de la cirugía.

Antes de la cirugía, el anestesista evaluará la afección médica del paciente y formulará un plan anestésico que tenga en cuenta el estado físico de ese paciente. Es vital que el anestesista posea la mayor cantidad posible de información acerca de su historia clínica, de su estilo de vida y de los medicamentos que toma, incluidos los medicamentos de venta libre y los suplementos herbarios. A continuación, se enumeran algunos datos particularmente importantes que el anestesista debe saber:

  • Si ha tenido reacciones a anestesias anteriores. Si alguna vez tuvo una reacción adversa a un agente anestésico, debe poder describir exactamente cuál fue esa reacción y cuáles fueron los síntomas específicos. Bríndele al anestesista la mayor cantidad posible de detalles, como por ejemplo si se sintió nauseabundo cuando se despertó o el tiempo que tardó en despertarse.

  • Si actualmente toma suplementos herbarios. Recientemente, se ha descubierto que ciertos productos herbarios, que millones de estadounidenses consumen en forma frecuente, pueden provocar cambios en la frecuencia cardíaca y en la presión arterial y pueden incrementar el sangrado en algunos pacientes. Las hierbas populares gingko biloba (una hierba utilzada para tratar muchas afecciones asociadas a la vejez, como la mala circulación y la pérdidad de memoria), el ajo (una hierba utilizada con frecuencia para tratar trastornos cardiovasculares y para prevenir resfríos, la gripe y otras enfermedades infecciosas), el jengibre y el ginseng (utilizado como tónico para aumentar la tonicidad muscular del cuerpo y considerado beneficioso para elevar los niveles de energía y la resistencia al estrés) pueden provocar una pérdida excesiva de sangre ya que previenen la formación de coágulos de sangre. Además, la hierba de San Juan (una hierba popular utilizada para tratar una depresión leve a moderada) y el kava kava (otra hierba popular utilizada para tratar la depresión y para levantar el ánimo) pueden polongar el efecto sedante de la anestesia. La Sociedad Estadounidense de Anestesiología recomineda a los pacientes que tengan programada una cirugía dejar de tomar todos los suplementos herbarios al menos dos o tres semanas antes de la cirugía, para limpiar el cuerpo de estas sustancias.

  • Si sufre de alguna alergia conocida. Es muy importante que discuta cualquier alergia conocida con el anestesista, ya que algunos fármacos anestésicos despiertan alergias cruzadas, en especial en personas que tienen alergia a los productos de huevos o de soja. Deben identificarse las alergias tanto a las comidas como a los fármacos.

  • Si toma o ha tomado recientemente medicamentos con prescripción y de venta libre. También es importante que el cirujano y el anestesista conozcan qué medicamentos con prescripción y de venta libre está tomando o ha tomado recientemente. Algunos medicamentos con prescripción, como la coumadina, un anticoagulante, deben discontinuarse por un tiempo antes de la cirugía. Además, como mucha gente toma una aspirina por día para prevenir infartos y algunos suplementos dietarios, los médicos deben estar al tanto de estos hábitos ya que pueden prolongar el sangrado e interferir con los relajantes musculares utilizados por los anestesistas.

  • Tabaquismo o consumo de bebidas alcohólicas. Fumar y beber alcohol puede afectar su cuerpo tanto como (y a veces más) que muchos de los medicamentos recetados que pueda estar tomando. Debido a la forma en la que los cigarrillos y el alcohol afectan a los pulmones, al corazón, al hígado y a la sangre, estas sustancias pueden alterar el funcionamiento de los fármacos anestésicos durante la cirugía. Es importante que les informe al cirujano y al anestesista de su consumo pasado, reciente o actual de estas sustancias antes de la cirugía.

    Someterse a una cirugía puede ser una buena motivación para dejar de fumar. Está prohibido fumar en la mayoría de los hospitales, y los médicos, las enfermeras y otros profesionales de la salud le brindarán su apoyo. Además, sanará y se recuperará más rápido, en especial en el área de la incisión o si su operación involucra algún hueso. Dejar de fumar también reduce el riesgo de una enfermedad cardíaca y del cáncer.

  • Consumo de drogas (como la marihuana, la cocaína o las anfetaminas). Con frecuencia, los pacientes se rehúsan a discutir el consumo de drogas ilegales, pero debe recordar que todas las conversaciones entre usted y su médico o su anestesista son confidenciales. Es extremadamente importante que su médico sepa acerca de su consumo pasado, reciente o actual de estas sustancias. Debe tener en cuenta que el único interés que tiene su anestesista en saber esta información es conocer su estado físico lo suficiente como para administrarle la anestesia más segura posible.

Conocer al anestesista antes de la cirugía

Como la anestesia y la cirugía afectan todos los sistemas del cuerpo, el anestesista llevará a cabo una entrevista preoperatoria. A veces, esta se realiza en persona, en otros casos, el anestesista le hará la entrevista por teléfono. Durante esta entrevista, el anestesista evaluará su historia clínica, así como también discutirá toda la información mencionada anteriormente. También le informará sobre lo que debe esperar durante la cirugía y discutirá las opciones anestésicas con usted.

Si no se han conocido en persona durante la entrevista preoperatoria, el anestesista le verá inmediatamente antes de la cirugía para controlar su historia clínica completa y los resultados de cualquier examen médico que le hayan realizado anteriormente. Para este momento, el anestesista tendrá un conocimiento claro de sus necesidades anestésicas.

¿Cómo se tratan las afecciones médicas previas durante la cirugía?

Si padece una afección médica previa, como diabetes, asma, problemas cardíacos o artritis, su anestesista ya estará al tanto de esto y estará bien preparado para tratar estas afecciones durante e inmediatamente después de la cirugía. Los anestesistas están entrenados para manejar problemas médicos repentinos relacionados con la cirugía, como también cualquier afección crónica que requiera atención durante el procedimiento.

¿Cómo se controla la afección del paciente durante la cirugía?

El control es uno de los roles más importantes del anestesista durante la cirugía. La observación segundo a segundo de incluso los cambios más pequeños dentro de un rango amplio de funciones corporales le da al anestesista una cantidad de información enorme sobre el bienestar del paciente. Además de administrar la anestesia, el anestesista controlará las funciones vitales, como la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el ritmo cardíaco, la temperatura corporal y la respiración. También será responsable de reemplazar los fluidos y la sangre, cuando sea necesario. Se utiliza una tecnología sofisticada para controlar cada sistema de órganos y su funcionamiento durante la cirugía.

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 5/13/2013
© 2000-2014 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Manage Prescriptions
Follow Us
Powered By Krames StayWell
Copyright © Krames StayWell except where otherwise noted.
About Us
third-party-template
5.3-0